martes, 10 de noviembre de 2009

DIA 17 DE NOVIEMBRE DE 2009. LEON, NICARAGUA.

Este día empieza duro porque tengo un fuerte dolor de cabeza que persiste desde que llegué. No obstante, seguro que el día es estupendo. De camino a la oficina, visito una iglesia muy bonita, la Iglesia Zaragoza. Es muy linda.. Llegué a la oficina y ésta fue la primera aventura en Nicaragua, jeje. Me subí con Ivett a una moto de montaña para llegar hasta la comunidad, pues no teníamos la camioneta. Jamás me subí a una moto de éstas y al principio tuve miedo ya que el camino esta muy muy mal, pero después ya le cogí confianza y muy bien. Estuve toda la mañana, observando a los niños de primer grado y las maestras no son demasiado buenas. Yo todavía no soy maestra y tal vez, no soy la más apropiada para opinar, pero mi jefe me pide la opinión y yo se la doy: son malas maestras. No hay interactividad entre profesor-alumno, no hay lazo afectivo, las clases son monótonas y aburridas. Me sorprende porque antes de terminar la clase, los niños toman su almuerzo, gallopinta (frijoles con arroz) con tortilla de maíz y soba, su cereal. Después todos se marchan a casa, y como esta acabando el curso, se van antes de la hora. Yo regrese a la ciudad con la moto y me fui a comer a un restaurante muy bonito pero también caro para el nivel de aquí, me costo 100 córdobas, que es poco más de tres euros un plato y una cocacola. Después regrese nuevamente a la comunidad, ésta vez con la camioneta porque tenemos que recoger a todos los niños de camino a la escuela. Por la tarde estoy con Sergio, un chico de Huesca impartiendo la clase. Me gusta porque los niños tienen interes. Después tengo mi segunda aventura, pues regreso fuera de la camioneta, en el capó. Fue anecdótico pero me llene de mosquitos, esta plagado!. Mi jefe me dejó en la residencia y hasta que él regresase nuevamente para conversar( teníamos una reunión) salí a sacar 1000 córdobas al banco y luego al supermercado la UNION. Con Don René me fue a casa vieja, un restaurante muy bonito pero que durante nuestra estadía, nos visito una enorme rata, ¡estamos en Nicaragua!. Me dijo cosas muy lindas… me dijo que esta gratamente sorprendido conmigo por todo lo que se sobre educación (que yo pienso que es poco), por mi convencimiento de cómo educar, por mi amor por los niños. Tanto le gusto, que me pide que le haga un informe evaluativo sobre la educación que observo en Nicaragua y con todo lo que se debe cambiar, éste informe, es para presentarlo en un congreso en los EEUU. Sabe que no actúan como deben y aquí hay mucho trabajo que hacer y se necesitan muchas ganas. Me dejó en la residencia, me tomé unas frutas y me acosté. Son las diez y para mí ya es muy tarde!.

No hay comentarios: