martes, 17 de agosto de 2010

DIA 26 DE JUNIO DE 2010: LLEGAMOS A BANGKOK

Nada más llegar , fue un golpe tremendo de humedad y calor el qué nos recibió al salir a la tercera planta del aeropuerto, donde enlazamos varios buses hasta llegar a la estación de Skytrain de " Victory Monument". Tras dos o tres horas de autobuses y metros, por fin llegamos a nuestro hotel el Serene Silom. El hotel está ubicado en un lugar inmejorable y a cinco minutos paseando de la parada de skytrain y a dos minutos de Patong.
Nada más llegar nos dimos una ducha rápida y salimos a pasear. Primero teníamos un plan que tuvimos que cambiar porque se nos fue el tiempo yendo al hotel con el transporte público. Lo primero que visitamos fue el Wat Arun, al cual llegamos en skytrain hasta el muelle central y de ahí, un barco hasta el muelle 8, donde cruzamos al otro lado del río.
De allí , con el barco fuimos hasta el embarcadero número 13 que es el de la famosa Kao San Road, la zona de los mochileros. Allí nos comimos nuestros primeros Pad Thai y nuestra primera Singha. ¡qué rico estaba!. La zona nos gustó mucho pero para pasar un rato entretenido, pero no para quedarnos a dormir. Nosotros, lo desaconsejamos totalmente...


Este "día" se acumuló nuestro cansancio al morro de un taxista que intentó timarnos. Tened mucho cuidado con eso, pues nosotros le dimos un billete de 1000 para pagar 100 baths y el tío, hizo el cambiazo sin que nos diéramos cuenta. Cambió el de 1000 que le dimos por uno de 100 y nos decía que le habíamos dado uno de 100. Menudo tío...venga pelearnos con él para que nos devolviera nuestros 900baths y nada de nada, al final, cuando insistimos en llamar a la policía y me vio a mi, hacerle fotos a su matrícula, fue cuando cedió y nos devolvió la pasta....ah, y otra cosa, nosotros estábamos medio dormidos, y el tío se atrevió a aumentar el taxímetro...pero yo me di cuenta. Eso sí, por eso no le dijimos nada ya que era imposible de probar...Os recomiendo que vayáis a todas partes con billetes pequeños e intentéis pagar lo justo. Era nuestra primera noche y con esto y la lucha con los tuc tuqueros para que no nos llevaran a tiendas, nos fuimos a dormir muy cabreados. No pasa nada, mañana, más. Siguiente Entrada

No hay comentarios: