domingo, 13 de noviembre de 2011

DÍA 9 DE DICIEMBRE: NÚRENBERG

Nos levantamos temprano y tras el desayuno nos fuimos a Nuremberg por una carretera secundaria para poder disfrutar de los pueblos y los paisajes que nos encontrábamos por el camino.

La experiencia fue increíble...pueblos con encanto y prácticamente desolados, grandes zonas boscosas con el pino negro...





Una vez llegamos a Nuremberg, hicimos dejamos las cosas en el hotel Motel One. Es un buen hotel calidad-precio y está bastante bien ubicado. Fuera de la muralla pero a diez minutos paseando de la zona principal.



Fran tenía ganas de conocer el Antiguo Recinto de Concentraciones del Partido Nacionalista  y allí fue al primer lugar que fuimos aprovechando que teníamos el coche. No fue gran cosa...sólo se conserva una parte del recinto y lo que hay son imágenes que te relatan la historia de dicho partido y toda la megalomanía nazi.

De allí, dejamos el coche en el parking del hotel y fuimos caminando a la zona interior de la muralla para disfrutar del mercado navideño y demás lugares de interés de esa zona.

Esta ciudad puede presumir de tener el Mercado de Navidad más famoso del Mundo con una tradición de casi cuatro siglos, rodeado de calles peatonales donde las tradiciones medievales aún siguen vivas.





Nada más cruzar la muralla se veían puestecitos de comida y como nos encanta disfrutar de la gastronomía como lo que más en los viajes, pues empezamos la ruta con las salchichas más deliciosas que he probado en Alemania...


Seguimos caminando después del atracón de salchicha y vino caliente que no vino nada mal para combatir el frío que estaba haciendo este día que además iba acompañado de lluvia. 




Llegamos a la Plaza del Mercado y vimos las vistas de éste frente al Ayuntamiento y llamaba mucho la atención la cantidad de puestos que había en ese espacio cuadrado que era impresionante. Empezamos a caminar por cada uno de los "callejones" y era realmente abrumador la cantidad de cosas que se veían y que podías comprar. Si llevas la cartera llena, puedes regresar a casa cargado de alimentos, adornos navideños, ropa y con la tripota llena de salchichas y vino caliente!!!. 




Es realmente bonito. El mercado tiene lugar desde el viernes antes del primero de Adviento hasta el 24 de diciembre en la Plaza del Mercado, con la gran Iglesia de Nuestra Señora que es preciosa, tanto por dentro como por fuera. 



Caminando tranquilamente con nuestro Gluehwein (vino caliente) llegamos también a la Iglesia de San Sabaldo que me encantó.


Después de un rato dentro de la Iglesia contemplando su belleza y su paz, salimos hacía fuera. Ya era de noche...se nos pasó el día paseando por el mercado rapidísimo.

Seguimos adentrándonos en calles y encontrando más mercados cada cual, más mágico. Éstos tenían puestecitos distintos con unos dulces riquísimos y hasta atracciones para los más pequeños...había una noria que me hubiera subido como una más...de las de película!.


                                


Y ya al final, volvimos a la Plaza principal y subimos a la Iglesia de Nuestra Señora para ver las vistas del mercado, que preciosidad...



Después de estas vistas, fuimos a reservar a un restaurante que me recomendaron en el foro y que resultó ser una maravilla. No era muy romántico, pues estaba lleno de turistas y aquello era la leche...todo lleno lleno de gente, pero cenamos de maravilla por un precio muy razonable. Como la carta estaba en alemán, le pedimos consejo al camarero y no nos defraudó. Todo nos gustó y lo que más, la cerveza...esa noche como acabé de cerveza....jeje!!. 



2 comentarios:

MÓNICA dijo...

Preciosas fotos.Parece que habéis ido a un pueblecito de un cuento de los Hermanos Grimm...

MAJO dijo...

Sí...es precioso. No obstante para encanto el de Rothenburg...increíble!. TE lo recomiendo cien por cien.

besos.