miércoles, 14 de diciembre de 2011

DÍA 8 DE DICIEMBRE: ROTHENBURG OB DER TAUBER

Maravilloso lugar. No cabe duda que este es uno de esos pueblos en los que a uno no le importa perderse en cualquier época del año, sobretodo en la Navidad.

Es uno de los conjuntos medievales en mejor estado de Europa. Su  magnífica conservación se debe a la guerra de los Treinta Años (1618-1648), tras la cual el pueblo quedó postrado y demasiado pobre para encabezar cualquier proyecto que no fuera la propia recuperación. Por eso quedó así, detenido en el tiempo, con sus edificios medievales intactos: las murallas, las torres y las puertas de acceso a la ciudad; la Markt Platz (plaza del Mercado o Plaza Mayor), con el Ayuntamiento, casas de entramado y fuentes públicas; y también iglesias, como la de St. Jakob.

Nosotros llegamos en coche de alquiler desde Fráncfurt en una hora y media más o menos directos a nuestro hotel.


El hotel es el Meistertrunk y tiene un encanto especial. Es acogedor y muy rústico con un personal fabuloso...





Tras dejar el coche en el parking, salimos a conocer la ciudad. El hotel está en la calle que sube a la Plaza del Mercado. Es una calle muy bonita con una decoración de cuento..¡es navidad!. Las tiendas, sus escaparates, los portones, los árboles...todo tiene su respectiva decoración con su respectivo encanto.


Estas decoraciones maravillosas que en España no duraban ni dos minutos...


Una vez llegamos a la Plaza del Mercado estuvimos un buen rato contemplando el mercado con el árbol de Navidad frente al Ayuntamiento de estilo gótico y la Taberna de los Concejales.


Seguimos caminando y disfrutando de todos los puestecitos del mercado...comimos enoooormes salchichas, bebimos vino caliente, compramos cositas pero sobretodo disfrutamos de este ambiente navideño tan tan tan especial...tan mágico. 


Después de estar un buen rato en el mercadillo, nos fuimos a recorrer la ciudad. Justo al lado de la Taberna de los Concejales, en la Plaza del Mercado está la oficina de turismo donde os pueden dar un cuadernillo en español con un recorrido que no os quitará más de un par de horas.

Bajamos la cuesta desde la puerta de la oficina de turismo en la Plaza, y nos topamos directamente con una famosa foto de la torre Seibers, que es uno de los accesos a la ciudad medieval.



Seguimos caminando un rato por la muralla desde donde se pueden ver vistas a las casas de la ciudad medieval y fue una gozada...eso sí, se nos hizo de noche y por falta de luz en la misma no pudimos seguir por lo que os recomiendo que si vais lo hagáis de día.

Esta ciudad es muy pequeña y tras un recorrido por la misma muy breve, regresamos al mercado nuevamente  a por más vinito calentito que hacía muuucho frío.






Ya de noche el ambiente era espectacular...





1 comentario:

Jorge Ramiro dijo...

Disfruto mucho de conocer a distintos lugares y pueblitos pequeños. Me gustaría poder obtener pasajes baratos para disfrutar de lugares en todo el mundo, sobre todo las ciudades de Europa que son mi debilidad